viernes, 2 de mayo de 2014

Vino del infierno... (y rodó esta peli).

From Hell it came (1957).

Si la última entrada hablábamos de bichos raros que atacan inocentes aldeanos, esta es de las mas originales, tenemos un árbol zombi, y no un arbol zombi cualesquiera, uno recién llegadito del infierno cual turista británico a Calella, dispuesto a montarla muy gorda.

Es de esas de ciencia ficción recontrabarata que pululaban por los cines en la década de 1950 en adelante, una aventura en la Polinesia donde las tribus indígenas cometen actos malosos que provocan venganzas arborícolas. Menos mal que por allí pulula el hombre blanco para liberarles del monstruo terreibol. Esta peli es mala, pero mala de narices, un nivel de malosidad coprolítica comparable al engendro con monstruo trompetero de "Giant Claw", para que os hagais una idea.

Barata hasta decir basta, mal actuada, con guión majareto y de 0 chicha (de limoná ni hablemos), toda una catástrofe de la que te carcajeas como un epiléptico o caes roncando a los 5 minutos.  Estais advertidos. 


  Véase la tribu "polinesia", ejem, ejem...

Se añade vudú a la coctelera pa darle mas empaque.

 Y sobre el condenado recae la maldición ancestral del brujo:
"¡Que te pique un pollo tío!".

Y está claro que tanta maldad desencadenará:
¡El monstruo... bwa, joa, joa, joa, joa!

3 comentarios:

Yulifero dijo...

Gracias jcalrlos estoy en ello. :)

jcarlos7840 dijo...

Las gracias para ti, y 100 veces, faltaria más

Dwight Fry dijo...

Esta película es recordada sobre todo por una crítica que inspiró en la prensa en su día, la cual tenía como todo texto "And to hell it can go".