viernes, 14 de marzo de 2014

Marionetos pestíferos.


Helos aquí comenzando la saga de:

Puppet Master (1989).

Y volviendo a plagiar diré:

Andre Toulon es un artesano y maestro marionetista de avanzada edad que ha conseguido de alguna forma dotar de vida propia a sus pequeños muñecos de madera. Nada más comenzar la película, se encuentra alojado en un elegante hotel situado en una bahía californiana, dando los últimos retoques a una de sus creaciones. Es 1939, y su extraño poder ha llegado a oídos de los nazis, que lo han perseguido hasta Estados Unidos, al parecer con el objetivo de matarle y robarle sus conocimientos. Para evitar que cumplan su misión, Andre decide ocultar su colección de marionetas vivientes en el hueco de una pared del hotel, para después quitarse la vida con un disparo.

Eso es, básicamente, el prólogo con el que empieza la película. Tras ello cortan la imagen y pasan 50 años. Entonces la película se convierte en otra muy distinta, en una especie de thriller parapsicológico donde las marionetas son unas meras herramientas para matar aquí y allá. De la historia del marionetista, sus poderes, o los nazis no se cuenta casi nada. En su lugar los protagonistas absolutos del film son una banda de tipos dedicados a los sucesos paranormales, que acuden al hotel en el que muere Toulon para saber de un antiguo colega psicólogo. Vamos, como un grupo de facebook que crean cuatro mataos sobre cualquier tema friki en el que sólo se puede entrar por permiso y en el que al cabo de dos semanas ya nadie escribe nada.

Cada uno de esos científicos (pero tienen de científico lo mismo que Flipy en El Hormiguero) tiene una habilidad paranormal distinta. Encabeza el reparto Paul le Mat (y nunca mejor dicho. Con esos pelos su cabeza parece el triple de grande) que tiene sueños premonitorios.  Le sigue una pitonisa de feria (no es broma, sale currando en una feria adivinando cosas) con pinta hippie, y una pareja de amantes que estudian la sexualidad paranormal. No, no se refiere a la vida sexual de Torbe, sino a que la mujer tiene visiones pornográficas explícitas si toca un objeto donde se haya echado un polvo en el pasado. De hecho, puede hasta sentir el dolor de una chica violada en el hotel de la película. Como entre en la mansión de Charlie Sheen se queda epiléptica perdida. Y sí, los poderes de esta tía sólo sirven para mostrar un par de escenas de tetas a lo largo de la película.

Aun juntando a marionetas asesinas con tipos con poderes MENTALES, la peli se queda en un rollo patatero sobre una especie de plan maligno que tiene el psicólogo al que andan buscando: El tipo llegó al hotel, encontró las marionetas y la fórmula de Toulon para resucitar cosas (¿Alguien ha dicho viagra? ¡Tichín!), se casó con la heredera del hotel, se suicidó de mentira para luego revivir y ser inmortal y llamó a los otros psicólogos para… para que “pase” la película, supongo.

La peli es un petardo muy grande, principalmente porque lo único que sucede tras el interesante inicio es que se ve a las marionetas y a los frikis mentales dar vueltas y vueltas dentro del hotel. Como ver hora y media del Canal 24 horas de Gran Hemano, sólo que con alguna muerte de vez en cuando (aunque en la peli también hay piques verbales muy chorras, al igual que en “la casa”). Las marionetas funcionan con un stop motion muy fluido y las escenas gore son un alivio entre tanta charla y los paseos que se pegan los personajes. El final es muy inconcluso y algo confuso: Te deja con las marionetas tan campantes después de matar al tío que las controlaba (quedaos con esta idea, de muñecos rebelándose contra su amo), a una criada que se queda zombi (¿?) y a Paul le Mat marchándose tan ricamente dejando atrás a la dueña del hotel con unos juguetes psicópatas y la fórmula de Toulon en su poder. Pero todo esto no importa, pues en las secuelas los productores deciden tomarse tan en serio el canon como los de Seriesyonkis con el de la SGAE. La continuidad de Puppet Master volvería loco a cualquier friki de la DC, que con tanto cambio acabaría más indignado que los de las acampadas.

El cabezón que encabeza el reparto, aunque el actor que está detrás resulta  mas convincente y expresivo.

Y por fin la primera de los marionetos emulizada y en hd:  Puppet Master (1989) - audio esp. eng. - Cutrefilms 1142.mkv

1 comentario:

jcarlos7840 dijo...

Ni que decir tiene que bajandose está, muchas gracias por lanueva machangada