viernes, 21 de marzo de 2014

Y dale, y dale...

Puppet Master vs. Demonic toys (Puppet Master 9).

Y dale con el cansino plagio:

Corey Feldman, repito, COREY FELDMAN en el papel de bisnieto de Andre Toulon, Robert Toulon, un niño grande (Corey hace de sí mismo) que regenta un “hospital para muñecos” donde, junto a su hija, se dedica al humilde negocio de reparar juguetes rotos. Heredero de (algunos) de los muñecos del viejo Toulon, consigue traer de vuelta a la vida a las viejas marionetas, por medio de sangre y alcohol (¡!). Juntos se enfrentarán a la malvada compañía juguetera de una histriónica y operada Vanessa Angel, que ha hecho un pacto con un demonio para poseer un ejército de juguetes asesinos (los Demonic Toys).

La película más currada de la saga, y la única en tener un estreno más allá del mercado del video, en el canal Sci-Fi de la NBC. De hecho ahí está la clave. Charles Band se ve que necesitaba las pelas, así que vendió los derechos de dos de sus sagas más emblemáticas para este crossover, cuya producción nada tuvo que ver él o su equipo. Los muñecos de ambas sagas aparecen con un aspecto muy distinto en según qué casos, pues son réplicas cutres fabricadas especialmente para esta película.

La peli está muy simpática, y eso mismo puede ser su principal problema: Los fans veteranos del género no creo que disfruten con su marcado tono tongue-in-cheek, de comedia de terror autoconsciente y dirigida a un público menos underground. Pero aún con todas las licencias creativas que se toman, que no son nada comparado con las decenas de incoherencias de la propia Full Moon, es quizás la más digerible de todas. La dejadez del resto de la saga consigue encumbrar a esta por comparación. También es más divertida gracias al carisma que aportan los personajes de Demonic Toys (saga de tres películas muy recomendable, más que PM, con diferencia).

Sólo por disfrutar de Corey Feldman hablando como David Hayter, el que dobla a Solid Snake en inglés, merece la pena
.

Al evolucionar, las marionetas desarrollan partes de metal. Igualito que los Digimones.


Y ayer alguien sugirió mas tortura marionetística, y yo pues pico como un merluzo asi que allá va:

Meet the Feebles.

Deliciosa garrulada plagiada de cabo a rabo del Show de los Teleñecos pero en plan parodia burra. No es precisamente para niños, aviso, por mucho que salgan marionetas de todo tipo y pelaje. Muy cutresca, muy pervertida y con miles de litros de mala milk.

Y disfrute de Rambopótama.

2 comentarios:

jcarlos7840 dijo...

Pinchada PM9 y sorpresa... Meet the feebles, peliculón de Peter Jackson, allá en sus comienzos cuando hacia joyones como Mal gusto, Braindead o Criaturas celestiales, muchas gracias

Yulifero dijo...

De na jcarlos, no es que fuera muy rara, ni que no hubiera un ripeo decentico, pero creo que este es el mejor posible asi que disfrutadla :)