domingo, 4 de mayo de 2014

El siempre pinturero Bruce Campbell.

Mindwarp (1992).

Vamos con el segundo cutrefilm de Bruce Campbell en este blog, en esta ocasión vamos a traer una aventura mas chiripitifláutica que la anterior aportación, pero eso si, baratona, goreresca y mas bien cutrilla, como corresponde al blog.

Dicho esto hay que decir trambién que la cosa está entretenidilla y salen el suficiente número de tripas, sanguijuelos, mutantes, espadazos y saltos como para que el aficionado al genero de los destripamientos no se aburra. Y que la aventura con sus cientos de bujeros de guión no te deja estupefacto, la cosa tiene su intringulis y todo.

Nos vamos a pasear por un futuro apocalíptico donde algunos viven conectados a maquinillas que te hace soñar con verdes paisajes y agradables escenas, mientras que fuera todo está lleno de mutantes y radiación asaz molestosa. Una chica no contenta con solo soñar quiere ver el ancho mundo y por ahí empezarán las aventurillas.





Como se puede observar hay tomate, pústulas y caretos como para satisfacer los paladares mas exigentes.

Ya la teneis emulizada en hd vistoso en:  Mindwarp (1992) - audio esp. eng. - Cutrefilms 1238.mkv

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Grande Bruce Campbell, capaz de que veamos, al menos en mi caso, sus películas con otros ojos y nos deleitemos con cutreces infumables. Parece que les de un toque de clase, no se si me explico o solo me pasa a mi.

Por cierto señor Yulifero,no tendría usted en ese baúl de películas una protagonizada por Fred Ward titulada cast a deadly spell, creo que por estos lares la titularon Hechizo letal.

Llevo buscándola mucho tiempo y le estaría muy agradecido.

Yulifero dijo...

Bruce es un tio majete y eso se agradece, y por cierto es bastante facil de encontrar esa peli por emule, bajo el titulo "El sello de Satán" pero si me tienes paciencia te hago un lanzamiento con el mejor video disponible por aqui...

Anónimo dijo...

Gracias.
Desconocía ese otro titulo, pero prefiero esperar a disponer la calidad a la que nos tienes acostumbrados