miércoles, 28 de mayo de 2014

La garbanza negra... ¿o era la ovejita?

Érase una vez que un gran director de cine de suspense hizo una peli basada en un crimen y le salió una morcilla mas liada que otra cosa, y bueno, sin ser horrible tampoco va a quedar como la mejor muestra de su filmografía. Pero he aquí que este director, el Sr. Brian de Palma, había contratado a Hillary Swank y a Scarlett Johhansson para rodarla, y con tantos nombrecitos reputados bastantes picaron para ir a verla. Y he aquí también que a un germano turuleta de frenopático se le ocurrió que podía parir otro zurullo mas y hacer caja jugando al despiste, la cosa era llamar a su peli en vez de "The black dhalia" original simplemente "Black dahlia".  Y por consecuente:

 Black dahlia (2006 - Ulli Lommel).

La cosa va mas o menos de enlazar un crimen sin resolver en los años cuarenta con un casting hecho hoy en día en lo que parece un manicomio (o prisión de alta seguridad) abandonado, donde aspirantas a actrices se presentan, para ser al poco aserruchadas por dos gilipollas con más caras de cuero mientras una señorita, que parece un chimpancé con peluca rubia, rebuzna risas espasmódicamente. Eso si, todo adornado con esa técnica estética Lommeliana tan agradable para la vista.

Plagiando esta vez a un crítico en filmaffinity que dice:


"Interpretaciones vomitivas, ausencia total de argumento y guión, fotografía patética, banda sonora diarreica, y efectos especiales de la sección ofertas del carrefour, para una mierda de dimensiones catedralícias que es, sin lugar a dudas, lo más hediondo, repugnante y repulsivo que haya estado jamás en la estantería de un video-club.

El absoluto cabreo que provoca, las inigualables ganas de apalizar a todos los responsables del engendro, me obligan a hablar sobre esta inmensa porquería, para avisar a todo Dios que "Campo de batalla: la Tierra", "Rescate explosivo", o "Gunblast vodka" son, comparativamente, peliculones para ver de rodillas y con cirios en las manos. Si, como yo, la ves cenando, te entrarán unos impulsos irrefrenables de clavarte el tenedor y el cuchillo en los ojos, y girarlos como si hicieses all-i-oli, o de lanzarle el plato a la pantalla antes de saltar contra ella, blandiendo la silla como una maza.

No me cabe en la cabeza que nadie haya dado un duro para rodar semejante truño, y sólo se me ocurren tres formas aún más vergonzosas en las que gastar el pobre presupuesto del que ésta caca hace gala: regalar pastis en la puerta de una guardería, repartír viagras en una cárcel, o pagarle los abogados al de los pantalones hasta los sobacos que se acostaba con la Pantoja."

Y lo mejor:




 El bailecito post aserruchado. Épico.

Hala, que ya teneis otra con la que asufrir a lo grande, ya emulizada en: Black dahlia (2006 - Ulli Lommel) - audio esp. eng. - Cutrefilms 1362.mkv

No hay comentarios: