miércoles, 10 de julio de 2013

Mas gilichorradas...




Clawson (Michigan - USA): La policía local de Clawson (Michigan) recibió una llamada a través de la línea de emergencias del 911 en la que una vecina de una pareja denunciaba un presunto caso de maltrato doméstico con violencia. Narró que había escuchado voces de mujer gritando angustiosamente "¡No, no, para, basta ya!"

La policía acudió presta al domicilio del que provenían los gritos, y tras llamar a la puerta identificándose, una mujer muy abochornada les abrió y les explicó que su pareja se había tirado varios enormes pedos en sucesión, esto provocó sus ahogados gritos rogándole que detuviese su nauseabundo comportamiento. El informe policial concluye con que las fuerzas del orden abandonaron presurosamente el escenario del crimen.

Este incidente sucedió durante la primera semana de julio, dos meses después de otro sonoro incidente en el que Deborah Ann Burns, de 37 años, apuñaló a su pareja Willie Butler, de 53, en su domicilio de Immokalee, Florida, alegando que Don Willie le había agredido primero echándola un cuesco en la cara durante una discusión. Tras el apuñalamiento Doña Deborah Ann fue a por una escoba y prosiguió su vindicativa actitud majándo al pedorrero a palos hasta que acudió la policía.

Moraleja:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno. No veas como me he reído. Siempre es un placer pasear por este rincón.