jueves, 13 de febrero de 2014

Quousque tandem abutere, Yulifero, patientia nostra?

Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet?
Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?

Pues durante mucho tiempo si señor.

Y vayamos con:

 Merlin's Shop of Mystical Wonders.

Una que esta doblemente emparentada con recientes cutrefilms, por un lado con los gloriosos dibus animados de "La leyenda de Camelot" en cuanto al personaje y luego con los métodos narrativos seguidos en la espantosa  "Night train to terror". Porque de nuevo se trata de meter en una picadora tres horribles películas supestamente terroríficas para luego con un montaje espasmódico sacar una aún mas cutronga y apestosa. Y si que aterroriza, de lo tremebundamente mala que es.

Se supone que es una peli infantil, en la que veremos a Ernst Borgnine contando cuentos a un niño, que sabiendo protegerse se queda roque y se libra de enterarse del batiburrillo apestoso que nos van a soltar, el espectador que quiera librarse de todo mal debería o quedarse sopa igualmente o usar un hermoso lanzallamas para destruir la tele. Y es que esta película es el equivalente en celuloide a una úlcera del duodeno. Estais avisados...

Y veremos a:

 Ernesto el torturador de infantes.

Un Merlín pasado por lejía.

 El puñetero mono de los huevos.

Una gorda que pasa por allí.

No hay comentarios: