martes, 22 de mayo de 2007

¿Qué es un Troll?


Trolls de Internet (Extracto dedicado a mi "amigo" XXXXX)

Timothy Campbell el 21.12.2005

¿Qué es un troll?


Un «troll» de Internet es el (normalmente es un él) que siente placer al sembrar discordia en Internet. Intenta iniciar discusiones y ofender a la gente. Los trolls ven los servicios de comunicaciones de Internet como lugares adecuados para su extravagante juego. Por alguna razón, no «captan» que hieren a gente real. Para ellos, los demás usuarios de Internet no son del todo humanos, sino una especie de abstracción digital. Como resultado, no sienten ningún tipo de pena por el dolor que inflingen. De hecho, cuanto mayor sea el sufrimiento que causan, mayor es su logro (tal y como lo ven ellos). De momento, el relativo anonimato de la red permite que florezcan los trolls. Los trolls son completamente insensibles a las críticas (constructivas o no). No puedes negociar con ellos; no puedes hacerles sentir vergüenza o compasión; no puedes razonar con ellos. No se les puede hacer sentir remordimientos. Por alguna razón, los trolls no sienten que estén obligados a seguir las normas de cortesía o responsabilidad social. Quizás esto suene inconcebible. A lo mejor piensa «Sin duda habrá algo que pueda escribir que les haga cambiar». Pero un auténtico troll no puede ser cambiado mediante simples palabras.


¿Por qué importan?


A algunas personas — especialmente las que han estado conectadas durante años — no les afectan los trolls, los consideran un inevitable riesgo de usar la red. Como señala el dicho, «no puedes tener un picnic sin hormigas». Estaría bien si todo el mundo se lo tomara con tanta calma, pero la triste realidad es que los trolls desaniman a la gente. Los contribuidores arraigados pueden dejar un foro por las discusiones que encienden los trolls, y los lurkers (gente que lee pero no escribe) pueden decidir que no quieren exponerse a estos abusos y por tanto no participar nunca. Otro problema es que las emociones negativas despertadas por los trolls se filtran a otras discusiones. Gente normalmente afable se puede volver agria después de leer un amargo intercambio entre un troll y sus víctimas, y esto puede envenenar las interacciones hasta entonces amigables entre viejos usuarios. Por último, los trolls crean un entorno paranoico, de modo que una crítica tranquila de un recién llegado puede provocar una réplica feroz e inapropiada. Internet es un recurso maravilloso que está derribando barreras y eliminando prejuicios. Los trolls amenazan que continúe nuestro disfrute de este maravilloso foro de ideas.


¿Qué se puede hacer con los trolls?


Cuando sospeche que alguien es un troll, puede intentar responder con un mensaje educado y suave para ver si simplemente es alguien que está de mal humor. Los usuarios de Internet dejan a veces que sus pasiones se liberen al sentirse seguros sentados delante del teclado. Si ignora su elevado tono de voz y les responde de una manera agradable, normalmente se calman. Sin embargo, si la persona se empeña es ser bruta, y parece disfrutar siendo desagradable, la única postura efectiva se resume en lo siguiente: La única manera de tratar con trolls es limitar su reacción a recordar a los demás que no respondan a los trolls. Si intenta razonar con un troll, él gana. Si insulta a un troll, él gana. Si le chilla a un troll, él gana. Lo único que los trolls no pueden aguantar es que se les ignore.


¿Qué no hacer?


Como ya se dicho, es inútil intentar «curar» a un troll de su obsesión. Pero quizás simplemente no pueda aguantar el ambiente hostil que crea el troll y quiera irse un tiempo. Si lo hace, por el bien de los demás usuarios del sistema, no envíe un dramático mensaje de despedida. Esto convencería al troll de que está ganando la batalla. El mensaje más dañino que pueda escribir en un foro es quizás el anuncio de que lo deja por la hostilidad que el troll ha encendido. Si siente que debe decir algo, un discreto mensaje al operador del sistema (y a algunos de los demás usuarios, si tiene sus direcciones de correo electrónico) es lo mejor que puede hacer. A propósito, si escribe la carta en un estado de agitación, es buena idea esperar una hora y después darle un último repaso antes de enviarla realmente. Eso le puede ahorrar el dolor de decir cosas que no piensa realmente a gente que le gusta.


¿Por qué lo hacen?


Los usuarios habituales de la red saben lo delicioso que es que alguien responda a algo que ha escrito uno. Es un encuentro de mentes, lo que es un estremecimiento intelectual, pero también es un reconocimiento del valor de uno, y eso puede ser una recompensa emocional muy satisfactoria.Los trolls ansían atención, y no les preocupa si ésta es positiva o negativa. Ven Internet como un espejo en el que pueden mirarse en un éxtasis narcisista. Si quiere un análisis más profundo, quizá un psicólogo puede emitir algo más de luz sobre el asunto.

Conclusión.

La próxima vez que esté en un foro y vea un mensaje de alguien que usted crea que es un troll, y sienta que debe responder, simplemente escriba un mensaje de respuesta titulado «Alerta troll» y escriba solamente esto: La única manera de tratar con los trolls es limitar su reacción a recordarle a los demás que no contesten a los trolls. Al enviar un mensaje como éste, le hace saber al troll que usted sabe lo que es, y que no va a ser arrastrado a su pequeña y retorcida afición.

Apéndice: Si has visto alguna vez alguno de estos "bichos" (a mi me ha tocado lidiar con uno no hace mucho), hay unas cuantas cosas que hay que recordar:

- Les encanta enviar mensajes incendiarios, insultantes, sarcásticos (de mal gusto), ofensivos; normalmente apoyados en el anonimato.

- Popularmente se ha acuñado en Internet el dicho "Don´t feed the troll"... en traducción literal, no les des de comer a los trolls, no les des carrete, no les sigas el juego... Cuanto mayor y mas explosiva sea la reacción, mas contentos que se queda, y seguramente eso hará que vuelvan a las andadas.

- Un mensaje "troll" es un mensaje que "jode la marrana", y se puede disfrazar de: insultos (lo mas obvio), superioridad intelectual chulesca, retomar un tema que provoco una enorme bronca en el pasado, incidir con mensajes extremos en política, racismo, religión, y de lo mas variopinto.

- ¿Y que buscan?: Romper un tema de discusión convirtiéndose en el nuevo epicentro. O Hacer perder el tiempo a los demás, que dedicarán horas de atención en refutar las tonterías vertidas. O provocar reacciones en cadena sobre discusiones absolutamente inútiles. O acoso hacia ciertas personas, que les caen mal. En resumen, joder la marrana (y disculpas por repetirme).

- Y de nuevo, opciones útiles: No ser demasiado estricto, si algún mensaje está fuera de tema, que no provoque discusiones sin límite, lo mejor es la respuesta relajada y sin ser ofensivo... porque suele ser una de las trampas del troll, ahí comienza la guerra. Otra opción es directamente ignorar o tirar de la cisterna. Y sobre todo, ir muy tranquilo por la vida, que son cuatro días y los cenutrios no merecen mucha atención.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

nachbarin: muy interesante y gracias

Doctor Mapache dijo...

Gracias, más claro agua y como siempre enseñando a la par que deleitando.... me lo he puesto en mi carpeta marcadores/autodefensa por si acaso encuentro alguno recordarme que hay un mntón gente de puta madre en el ciberespacio... que cuando yo también cuando me enciendo...