lunes, 5 de agosto de 2013

Mundos gor - rinos.

Outlaw of Gor.

Hubo hace mucho tiempo un mundo fantástico desarrollado en sopotocientas novelas seguidas que versaba sobre el mundo de Gor. A pesar de que cada tomo de la saga contenía unas 800 toneladas de testosterona, las mujeres era tratadas como melones de compañía y la ridiculez insulsa de sus tramas, pues la cosa tenía su intríngulis aventurero y esas cosas. Espadones, aventura y sexo, una mezcla que se vende bien.

Luego vinieron las películas inspiradas en la saga Goreana, espantósamente ridícula la primera (Gor) y tumefactamente mas cutre la segunda aún (Outlaw of Gor). Y hubieran seguido, pero en aquella época todavía no existía The Asylum y Uwe Boll todavía estudiaba bachiller.

La primera no la lanzo porque ya existe una versión en castellano con la mejor calidad disponible aqui, sin embargo la versión de Outlaw of Gor es manifiestamente mejorable así que va al saco.

Y vamos con la peli, que consiste en que dos profesores universitarios ochenteros son lanzados por la magia de vuelta al mundo de Gor, allí lucharán con guerreros y cohabitarán con mujeres (¡yupi!) y enanos (¡puafff!) escasos de ropa. Ah y donde todos gritan ¡Cabot!, como si regalaran un jamón cada vez que alguien lo dice. 

Vedla, pero antes enterrad vuestras neuronas en un refugio antinuclear.

Caspa italiana (¿cáspita?), extra cremosa.

No hay comentarios: