miércoles, 1 de septiembre de 2010

El cuentuk de Mariuk Sarmientuk.

Pamuk Prenses ve 7 cuceler (Blancanieves y los 7 elementos de estatura algo inferior a la media).

Y bueno no podriamos dejar de admirar el lado tierno de los plagios turcos, ahora toca Blancanieves, con un reparto excepcional de 7 enanitos anatolios y mas que voy a relatar.

Empezamos mal, el guionista se va a tirar unas morcillas para alargar el cuento y nos enjarreta el parto de mama reina, do nace Blancanieves y do a la par se nos queda huerfanita de madre. Los lloros, la luz mortecina que embellece y destaca los lagrimones y los papotes de la mamá blancanievera son de cine clásico.

Seguimos pior, papi rey cansado de no ejercer el acto de suyo apto para la procreación elige una nueva esposa, y no puede ser peor elección, la bicha mas mala del mundo mundial, la madrastra bruja. Como corresponde a las leyes de la evolución la genética del tan mal gusto no puede perdurar según Darwin y al poco estira la pata el papuchi con unas gotitas de cianuro en el café.

La madrastra, ahora ya reina viuda, va a consultar a su espejito si nombra o no a Bono como presidente del Senado. El espejito que es un cabrón le responde que Blancanieves es mas guapa, lozana y jamona.

Y para mas cabreo madrastril va y descubre que Blancanieves ha ligado con el apuesto principe que tenía elegido para hacer mas llevaderas las noches de invierno y algunas de primavera. Véase como Blanqui recurre al truco mas viejo del mundo para ligar, poner morritos.

Tamaña desvergüenza no puede ser perdonada y aquí tenemos al cazador a punto de cumplir las ordenes de hacer albondiguillas con Blancanieves en el bosque. Pero como es algo cenutrio, se conmueve (el truco de los morritos de nuevo) y vuelve a palacio diciendo a la madrastra que ha pintado de verde a Blancanieves y que se la ha comido un burro.

Y la Blanqui huye y se refugia en la casa de los enanitos, estos se cabrean y montan una reunión para ver que hacen con la intrusa. La reunión dura meses esperando a que Mudito diga lo que opina del tema.

La cosa se complica, pero Blanqui usa otro viejo truco, le rasca el brazo a Gruñon (Rambito), le sopla en la orejita y le promete masajes tailandeses y otras cosas que no vamos a detallar. Está claro que Blancanieves se queda en la casa.

Y la madrastra enterada que Blancanieves vive aún (este espejito mágico es un cotilla cabroncete), va y se convierte en bruja, envenena una manzana y se lanza cual inspector de Hacienda a por su presa. El resto es historia...

Y vayamos con el mulienlace de este cutrefilm narigudo: Pamuk Prenses Ve 7 Cuceler - v.o. - Cutrefilms 455.

Kul Kedisi (Aunque suene a otra cosa es Cenicienta).

Y vamos con un segundo cuento inmortal de Perrault, la Cenicienta en versión otomana. Tenemos a una graciosa y trabajadora jovencita que lo mismo hace la colada, que va a por leña al bosque o que limpia la cocina con cepillo y jabón Chimbo. Su madrastra y sus hermanastras la negrean de lo fino pero nunca falta la sonrisa en su boca.

Entre otros elementos adicionales, tenemos 3 enanos del anterior cuento de visita, que ligarán con tres enanas en la disco de entonces. Un principe aún en la edad del pavo, bastante voyeur y cuyos excesivos rizos le dan aire un poco mariconcete, pero no, por lo que se ve le van las chachas. Tenemos el hada madrina, cuyo tubo de escape no ha debido pasar la ITV y expele excesivos humos, ademas a la pobre le han puesto demasiado almidón en la zona sobaquera y no puede bajar los brazos la pobre. Y por supuesto tenemos al trio de malastras, feas como sapos mutantes y mas antipáticas que 40 patadas en la zona nalgar.

Y ya sin mas veamos un simpático anticipo.

Siempre nos han contado que el principe conoció a Cenicienta en el baile do su belleza le cautivó, menos mal que tenemos a los turcos para contarnos la verdad. Lo mas cierto es que el principe voyeur la giló dándose un bañito en el rio en cuasi pelota (lleva un muy cursi y escasito bikini floral) y se quedó ojoplático con las curvas de esa chica, que son muy libidinosas.

Y tanto le gusta que se tira en su persecución como si fuera un corredor de cross etiope. Mientras persigue a la cuasi desnuda beldad va declamando: "Sublime éxtasis de amor, Cenicientita, que acelera mis latidos. Vayamos, vayamos, vayamos, vayamos, vayamos pronto".

Aquí os presento a las hermanastras, esas caras de haber olido un pedo nos muestran fehacientes su antipática naturaleza y carácter tiñoso.

La madrastra intentando poner morritos, pero le sale eso. Otro personaje falaz, mendaz, soez y asaz ruin.

Y como el argumento se nos queda corto, vamos a incluir unas escenas oníricas. Aquí Cenicienta arrepentida de haber huído en el bosque a los requerimientos erótico festivos del príncipe, sueña enamorada que primero le hace la danza del vientre pa cautivallo y luego se marcan unos aires gitano flamencos de lo mas andalusí.

Y para rellenar algo mas el metraje, henos ahi un concierto trompetero, que siempre queda bien en las escenas de corte y pega con la banda sonora robada a alguna película de esas que hacen los perros infieles extranjeros. ¡Tararí, tararí!

Y ya sin mas, el enlace emulista a tan ebúrneo cutrefilm: Kul Kedisi - v.o. - Cutrefilms 456.

No hay comentarios: