miércoles, 5 de noviembre de 2014

Críticas novelescas que no me salen.

Un amigo y comentarista de este blog, el Sr. Ritxard me pidió hace tiempo que reflejara en el blog mis impresiones sobre una novela que tiene escrita y publicada (milagro). Yo me resistía porque de literatura se lo mismo que de física cuántica, pero Ritxard haciendo honor a su nombre seguía erre que erre pidiéndomelo, y he aquí lo que pasó:

Tarótico. Un viaje sexpiritual.

Pues nada me dirigí a la libería Elkar de Bilbao y compré una copia del librito, y me sentí aliviado porque no era de 700 páginas, yo me olía un librito al estilo de Paulo Coelho y me preparé a sufrir.

Esa noche me la devoré de un tirón, y me quedó una impresión digamos contradictoria, por un lado era una lectura fácil y no aburría, pero por otro lado no le pescaba la chispa por ningún lado. El esquema por el que Ritxard nos presenta un viaje por los arcanos mayores del tarot me parecía un poco repetitivo, caída, iluminación, tía maciza, sexo y vuelta a empezar. 

Total que intenté recrear mentalmente el comentario a poner en el blog (Ritxard me pidió que fuera todo lo sincero que pudiera) y me salían unos comentarios sarcásticos y bastante apuñalantes. Así que hable con el autor y le dije, mira, no puedo hacerlo, mi abuelito me decía que cuando no tengas algo bueno que decir casi siempre es mejor callar. Y callé.

Luego empecé a darle vueltas al asunto, leí la novela de nuevo, y seguía sin convencerme, pero me di cuenta que esa misma novelita en mi juventud me hubierá entusiasmado. Me dije, macho te has convertido en un Sancho Panza incapaz de volar, y es cierto, ya estoy muy pegado a tierra. A quien pueda volar, sentir las imágenes con una cierta inocencia o una busqueda de algo mas esta novelita le podría encantar, podría ser.

Finalmente anteayer sufrí una revelación, buscaba yo cosas por google y me di de narices con una de esas frases pintadas en la paredes de la ciudad de Pompeya, vi esto:

Quidquid latine dictum sit, altum viditur.

"Hic habitat felicitas" o "Aquí reside la felicidad", un relieve escrito en latín que ha resistido a los siglos. Y me dije, puede que ahí esté la respuesta, solo puedo decir que os invito a leer "Tarótico. Un viaje sexpiritual." de Ritxard Aguirre, a lo mejor ahí reside la felicidad, o a lo mejor no, pero teneis que descubrirlo.

2 comentarios:

Celia Gámez dijo...

Es la crítica más sincera y auténtica que he leido de Tarótico, además de la de mi amigo Jaime.

Anónimo dijo...

Eskerrik asko Yuli!!!

Un abrazo sexpiritual

Ritxard