viernes, 2 de diciembre de 2011

La cosa que se parecía a un flemón.


Vamos ni era tan gordo y estaba mas arriba, pero esta es la historia:

Jueves 8 de la noche, tengo gusa, me preparo un mini bocata de chorizo ibérico, y al morder noto que el lado izquierdo de la cara me duele, una sensación como si se me hubiera subido la bola en el músculo del papo. No es la primera vez que me pasa algo parecido y bueno, dejo el bocata y me voy a dar una vuelta. Pasan las horas, 11 de la noche, voy a cenar algo ligero, me sigue doliendo pero ha empeorado. Me toco la mejilla y noto que me duele y que esta mas que rígida, marchando al espejo voy y aquello parece que me hubiera tragado medio huevo y se hubiera quedado aparcado en la parte alta del moflete. La cosa no es de las muelas y bue... me da un pequeño susto, a ver si me va a pasar algo raro. Con tanto Goyo traducido, me voy a Urgencias de Basurto y pienso bueno, van a hacer un chiste conmigo y me dicen lo que sea, que no creo que vaya a ser Lupus.

Mi santa me quiere acompañar y yo le digo que no hace falta porque aquello suelen ser dos horas y pico de aburrimiento, pero me acompaña de todas formas. Agarramos el cochecito y nos vamos al Hospital de Basurto, y hala tras dos minutos de papeleo, que me toman la tensión y que me preguntan si he comido ensalada con vinagre, pues listo a la sala de espera.

Aquello está mas tranquilito que otra cosa, son las 12 de la noche y van a asomar un par de ambulancias y hay como 12 personas, de ellos 4 acompañantes. Imagino que la cosa sera breve porque la ultima vez que vine por estos lares habia epidemia de gripe, habia gente hasta debajo de la sillas y la cosa "solo" tardó tres horitas pa que me escayolasen un huesito del pie fracturado.

Pasan dos horitas y han entrado dos ambulancias, cada media hora entra una enfermera y pregunta por Agapito, le dan un frasquito y le mandan al baño. Ya me queda poco pienso. Cuando ya llevo 3 horas, entra uno con una gorra de beisbol con una pinza colgando en la visera y auriculares en las orejas por los que asoma papel de retrete, contemplamos como se pone en una esquina a cantar "Mami Blue". A ese sería divertido que lo diganosticará House, pienso. Y ánimo me digo, el cartelito pone que se atenderá por la gravedad de la Urgencia, y ya casi no queda nadie de los que estaban antes que yo, todos parecerían sanotes si no fuera que están allí esperando, y han entrado por su pie como yo. Ya me toca seguro.

Pasan cuatro horas y siguen llamando para análisis de orina, a mi ni puto caso... pero no hay que rendirse, ya dice la prensa que los ciudadanos colapsamos Urgencias con cualquier chorrada y que el servicio se satura, aunque ya solo quedamos siete ciudadanos en la sala de espera.

A las cuatro y media de la mañana, me da la primera impaciencia, me dirijo con un poquito de sorna a la enfermera y le digo que llevo ratito esperando, me contesta que está ella sola hoy pero usted se llama caballero, ah no se preocupe Don Ramón que ya mismo va y que lo siente...

Cinco y cuarto de la mañana, 6 gatos y mi nombre no suena ni por aproximación, bajan las luces para que nos relajemos. Llevo cinco horas y media casi y me digo que si no me llaman en 15 minutos me voy, imagino que los doctores opinaran que si estiro la pata ya no tenia remedio, pero que si me aburro y me voy no era nada serio. Una parejita de chavalitos, muy cariñosos entran y nos preguntan cuanto llevamos, solo cinco horas y pico oigan. La parejita pone cara de susto, se quedan dormiditos uno en brazos del otro un rato y se van a rendir antes que nosotros. Ay que almas de cántaro. Atienden a una señora de unos sesenta y pico años a la que creo oir decir que anda estreñida, venga ánimo que ya vas, seguro.

Seis menos diez de la mañana, me toco la mejilla, aquello ha ido relajándose solito aunque ha bajado algo la especie de "dureza" en la zona izquierda de la quijada me duele menos y para quedarme dormido casi prefiero mi colchón. Han pasado veinte minutos desde mi auto ultimatum, tengo las nalgas convertidas en piedra de sillería, mi santa está mas que aburrida pero no gruñe, no quedan crucigramas y por fin ya me dirijo a la señorita y le digo que bueno, visto lo visto, que para el caso que me hacen me voy a mi casita y que no me llamen, la señorita pone un poco de cara de vaya tio borde y yo vuelvo a mi hogar y/o a silbar a la vía.

Yo se que andamos en crisis, que hay que rebajar sueldos y personal, pero lo que no sabía era que las Urgencias de Osakidetza se habían convertido en una enorme sala de espera, donde después de esperar sigues esperando. O a lo mejor sabían quien era yo y me ha tocado aguantarme por hacer  chistes de médicos cada martes. ¿Chi lo sa?

Por cierto leo gogleando una noticia del 2007 en 20minutos. dice que el gerente del hospital afirma que con una obras realizadas "En el hospital bilbaíno, ahora atienden al paciente en 2,5 horas de media. Habrá 12 salas de consultas y dos para familiares. Desde marzo de 2007. Tras la reforma las esperas serán de la mitad". En esas mismas fechas Elcorreo.com dice que "Las obras durarán un año, costarán 4 millones y pretenden acortar a 20 minutos el tiempo medio de demora".  No me da la risa tonta porque me duele el papo.

5 comentarios:

pagb666 dijo...

Te ha tocado la peor parte de la campana de Gauss de esas "2 horas y media de media"... al menos tampoco es sarcoidosis (el lupus está pasado de moda).

Póngase bueno

Alexandre dijo...

Mejórate y no desesperes. Pensaba que los catalanes lo teníamos jodido a la hora de ir al hospital, pero veo que ser vasco no es tampoco ninguna bicoca. Yo apuesto a que la de recepción era moderadora de subtitulos.es, y que aún no ha superado que dejaras la palabra por el cenutrio.

MariClick dijo...

Jesús!!!! :O ... Es tremendo lo de urgencias. ¿Y al final... qué fue del bulto? Me he quedado con la intriga.

Pero bueno... eres joven y vasco. Podemos con todo... :D

Yulifero Marmol dijo...

Bueno, al final no hizo falta Goyo, me lo diagnosticó mi Santa mirando en Google, ¡que cosas!

En fin, ni lupus, ni sarcoidosis, un vil problema con el músculo masticatorio, dos nolotiles, compresas de agua fria y un mini masaje y como nuevo. Algún día contare la aventura del pie, parecida a esta pero en peor.

nimboestrato dijo...

Coño, cómo está el tema de la Sanidad! Menos mal que no me ha tocado ir en muchos años.

Me alegro de que fuera leve. Saludos!