viernes, 31 de mayo de 2013

Un mocordo del tamaño de Steven Seagal.

Attack force.

Y bueno, uno de los mayores protas de películas mierdosillas de acción se corona en esta película. Si ya normalmente el ver a esta "gran" (me refiero al perímetro) estrella es como ver a un armario dando saltos, ahora que esta como una ternera cebada, y encima con el guión mas horrible que se le ha echado y el director mas incompetente con el que se ha cruzado, el resultado es mayestático.

Aquí siempre estamos para escoger lo peor de cada casa y de verdad chicos preparaos para sufrirla. Es imprescindible ver al menos los cinco primero minutos de la versión inglesa para oir la voz en su versión original, Steven está doblado de una "forma maravillosa". Luego preparaos para peleas con dobles demasiado flacos, donde no se ve nada de lo que pasa, una historia sin pies ni cabeza ni nalgas, y para mas inri mucho rollo, muchas conversaciones que te arrullan hasta que los ronquidos aparecen en escena. Los ronquidos serán los tuyos aunque los actores parecen todos anestesiados con una epidural.


 Uy, uy, uy, como nos mira la malona.

No hay comentarios: