sábado, 16 de febrero de 2013

La monstrua difuminada y bamboleante.

Por supuesto del espacio exterior.

The astounding she monster.

Una criatura de mas allá de las estrellas, maligna, hermosa y mortal.

Bueno eso dicen, pero en realidad es uno de esos churros de ciencia ficción de por allá en los finales de los cincuenta, y para mas inri el director era discípulo de Ed Wood. Es una de esas películas de escaso (escasísimo) presupuesto, rodada en 4 tardes y con actores cazados a lazo con la fragoneta de la perrera local.

Súmese el muy necesario narrador que nos encorseta un rollo mortal mientras una música trompetera nos ametralla por aquí y por allá, efectos especiales de esos de morirse de vergüenza, diálogos absurdos ("no me digas borracha, prefiero que me llamen alcohólica"), rollos científicos de alto standing (como bombardear alienígenas con el juego de química que me regalaron los reyes magos), una cenutria bamboleándose con cara de póker de aquí para allá, y listo sale un rollazo que dura 62 minutillos pero que por aquello de la subjetividad del tiempo se nos hará algo así como 14 horas. Muy efectiva para enfermos agonizantes, sentirán que han alcanzado la vida eterna.

Eso si, hay un maravilloso final, inesperado, impactante, sorpresivo. Un cenutrio se pone de rodillas y lee entrecortadamente una carta. Una carta que proviene del Consejo Hiperespacial de la Vía Lactea. ¿Cabe algo con mas emoción? Pues la verdad que si, cualquier cosa, hasta sentarse a ver secarse la pintura en la pared. Así que con vuestro permiso seguiré roncando.

La alienígena radioactiva asazmente paseante. Zzzzz.

Un cutrefilme de los de época, traido a ustedes via emule en versión dual: The Astounding She Monster - audio esp. eng. - Cutrefilms 849.avi