sábado, 13 de diciembre de 2014

La carrera de burros marcha atrás.

Es en lo que ha quedado el maratón decembrino. Jope que  ruina. Pero voy a intentar corregirme, y aqui van un macito de pelis que tenía preparadas, eso si sin mucho comentario que estoy pillado de tiempo.



Semen una historia de amor.

Vamos con un tema tan trillado com es el que toca esta peli. Una potrajosa comedia romántica sobre la inseminación artificial y el amor. Si el tema esta muy sobado, es como has historias sobre camiones de bomberos y el amor, o las tuberías de desagüe de una piscifactoria y el amor. Al final ya da igual que pongas un elefante con lunares en el guión, siempre es la misma comedia tontorrona y sosainas.

Un crítico dice que:

"La película es una tontería hecha para los que compran cualquier cosa con acento argentino. Según el estado de ánimo al verla, la trama resultará simple o ridícula. Los Alterio actúan como siempre, es decir, hacen de sí mismos: el patriarca hace de argentino y el hijo hace de anodino; ambos lo bordan. Leticia Dolera es muy guapa, pero de actriz tiene poquito (se supone que hace doble papel, pero en realidad hace lo mismo por duplicado; lo mismo que hacía en "Los Serrano", lo mismo que en "Al Salir de Clase"...).

En líneas generales la peli es neutra, una patochada inocente. Si se va al saco de los truños es por tres razones, a saber, a) porque es una comedia sin gracia b) porque me cansan los Alterio y c) porque los productores eran conscientes de la escasa calidad y decidieron poner el reclamo de un título sexual. Me fastidian los listos.
"

Pues lo dicho, al saco de los truños.

 Como veis, va de amores...

Bueno y como no quiero discutir de amores raros, ya la teneis emulizada en: Semen una historia de amor - Cutrefilms 1527.mkv

 Hijack (1999).

Una interesantísima de acción, el interés está en como una peli tan saltarina y con tanto tirito y bombas nuchelares y trenes chu chu puede producir tanto sopor.

El de esas que regalaban con la revista Tiempo porque ni en los chinos a 1 euro sacaban el stock. 

El guión nos cuenta la historia del típico agente federal cachas al que el jefe echa la bronca y castiga porque se salta las reglas cada dos por tres. Bueno, ya sabemos quien es el héroe.  Luego viene el secuestro en el tren, y como se sabe todo secuestrador como medida de garantía leva a a mano una bomba atómica en un maletín muy chiquitico. Lo cual es toda una hazaña porque toda la electronica necesaria para esos aparatos suele ser del tamaño de una nevera. Imaginémonos que el percutor es un chino bajito con un martillo y ya.

El caso es que los malos son unos boronos que ejecutan sus acciones porque el gobierno quiere restringir su derecho a portar armas, por ejemplo el poder entrar en un super con la Ak47 al brazo, o viajar en tren con bombas atómicas. La causa es justa y traslada al espectador toda la emoción del drama social.

Bueno siguen la mucha acción sin sentido, tiros, pim pam pum y ya. Otra para el barril de los truños.

Véase al tontomalo afeitarse a navaja con nulo cuidado.

Y lo que pasa cuando se da fabada al tren en vez de gasoil.


Virtual sexuality.

Otra graciosísima comedia romántica sobre el tan sobado tema de la clonación y el amor. Me remito a la explicación de la primera crítica. La cosa va de una chica que quiere perder la virginidad, y es que estando maciza, hay que ver lo dificil que lo tienen las mozas para consumar el acto de suyo apto para la procreación.

El crítico del Fotogramas se había pasado con el whisky esa noche y escribió:

"Carente de pretensiones sociológicas, esta absurda peripecia digna de "El Hombre de California" sintetiza la guerra de sexos en una pildorita que, ingerida en festiva posología, produce un subidón de alegría momentánea, menos desmadrada de lo que cabría esperar, pero con una marcha tan honrada que tal vez los estudiosos del mañana vean en su deslabazada y dipsomaníaca suma de ocurrencias groserillas e ideología de comic strip (ahí es nada mezclar un look de magazine in & after con el humor infantiloide de viñetas de la IPC, tipo Guillermito y su voraz apetito) un fiel reflejo de nuestra época, a la altura de El knack...y cómo conseguirlo."

En realidad quiere decir que es una chorradita que  mezcla adolescentes cenutrias, unas cuantas explosiones, un toque de tencnologiía puntera (bueno en esa época claro) y a pesar de que tiene 3 o 4 momentos graciosetes, el resto se arrastra como una babosa dentro de tu cerebro con esas chorradicas que mas que sonrisas producen flato. Mala, malona y maligna.

Véase como la "realidad virtual" se apresta a beneficiarse la moza.



No hay comentarios: